lunes, 21 de noviembre de 2016

TRES PUNTOS QUE VALEN LA SEMIFINAL

(DAROTI).- La tremenda victoria conseguida por Sport Rosario en tierra loretana, le otorga la gran posibilidad de llegar al cuadrangular final de la Copa Perú a jugarse en Lima.
El conjunto dirigido por el técnico Lizandro Barbarán, volvió a derrochar energías y mucho compañerismo a la hora de enfrentar a los de Kola San Martín, ingredientes que les siguen valiendo para imponerse a sus rivales de turno.
En el desarrollo del cotejo, los locales, también tuvieron sus oportunidades, para vulnerar la portería de Cristian Jave, el apuro y la falta de mejor puntería de los rojos, impidió que anotaran en el marco huaracino.
Después del juego parejo, terminó la etapa inicial, sin abrir el marcador, y ya en la complementaria, se volvería a hacer realidad, ese famoso dicho futbolero, gol, que no haces, gol, que te hacen, es así, que después de las acciones de peligro en uno y otro arco, llegaría el único tanto a favor de los rosarinos.
El gol se concretó a los 21 minutos, después de una buena jugada de Edson Chacaliaza, para habilitar al delantero Fabio Rojas y sin miramientos, rematar fuerte sobre la portería de Billy Ramírez.
El afán por obtener el empate, jugó en contra de los intereses de los loretanos, que se chocaron contra la muralla huaracina, que defendió la diferencia con uñas y dientes.
Sport Rosario, ha dado un paso importante y ahora en casa, espera asegurar la llave, para quedar entre los mejores cuatro clubes de la Copa Perú a nivel nacional y con opción a conseguir por segunda vez para HUARAZ la ansiada Copa Perú.
La delegación rosarina, debe estar arribando este martes 22 a nuestra ciudad, para retomar sus entrenamientos de cara al choque de vuelta, que también será muy dura, porque, los partidos hay que jugarlos y seguro, que los visitantes querrán hacer historia en cancha ajena y para evitar las sorpresas, los huaracinos deben recibirlos con la artillería bien cargada y mucha concentración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada