lunes, 14 de noviembre de 2016

OTRO GRAN PASO HACIA EL TÍTULO

(DAROTI).- Con ustedes, los jugadores ancashinos, qué contra todo pronóstico, se han metido a la pelea por el título y el ansiado retorno al fútbol profesional.
Ellos son los que nunca abandonaron, porqué a pesar del malestar económico, pusieron el pecho y se quedaron junto a sus familias a seguir peleando en representación del pueblo auriverde.
Y nuevamente, en cancha ajena, se desenvolvieron con actitud inquebrantable en la búsqueda de los tres valiosos puntos, consiguiéndolo al derrotar a Unión Huaral, por dos goles a uno.
Los ancashinos están convencidos de sus fortalezas y de la solidaridad existente entre todos, entonces, cuando se inicia el fútbol, el único pensamiento es vencer al rival de turno, sin importar el linaje o la historia, si está primero o último, ellos juegan por la dignidad, el honor, la familia y su hinchada, que los sigue a todas partes.
En Huaral, no fue diferente, el aliento bajó de las tribunas de los que viajaron y los residentes, que se pusieron la verde y dorada, para gritar cada gol con alma, vida y corazón, sin dejar de alentar a sus guerreros.
Del partido, podemos decir, que ambos salieron a hacer su mejor juego, fue duro, los porteros pasaron apuros, ancashinos y huaralinos, tuvieron sus ocasiones de gol y más acertados, estuvieron los auriverdes.
Se jugaban los tres minutos de iniciado el encuentro y Sandro Rengifo, se adelanta a la defensa huaralina, para tomar el balón y ceder a David Maguiña, quién pisando el área penal, saca un latigazo y bate la resistencia del golero Alexis Mora.
Maguiña, corre eufórico a la tribuna a juntar las gargantas ancashinas y celebrar el gol, que abría el camino a la victoria.
Sobre los 34 minutos, una falta del portero Mora, contra el colombiano Fabián Gonzáles, es sancionado por el árbitro Iván Chang, con tiro penal.
Gonzáles, se hizo cargo de la ejecución y con pasitos cortos, se acercó al balón y remató al lado izquierdo del golero, que se lanzó al lado contrario.
También se fue a buscar a los hinchas y con bailecito incluido, festejar el gol que a la postre, sería del triunfo y los tres puntos de oro.
El descuento, fue de Elthoon Espinoza, al promediar los cuarenta minutos, después de una serie de rebotes en el área ancashina y el huaralino, le pegó con gran técnica, para anotar la diferencia.
En la complementaria, los ancashinos, tuvieron más ocasiones de aumentar, que los de Huaral de empatar, pero, así es el fútbol, tenemos más motivos para seguir soñando en grande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada