lunes, 14 de noviembre de 2016

"AQUÍ NADIE SE AGRANDA...SOMOS HUMILDES"

(DAROTI).- Declaraciones del técnico Orlando Maltese, luego de conseguir un tremendo triunfo sobre Unión Huaral a domicilio y sumar tres importantes puntos, para seguir pensando, que mientras haya vida, todo es posible y ahora continuar muy concentrados, para jugar estas dos finales, que restan, y poder cumplir con el sueño de retornar al fútbol profesional.
¿Profesor, tenían que sumar de a tres puntos?.- Si, a nosotros no nos convenía el empate, entonces, pugnamos para ganar el partido, jugamos con cuatro atacantes prácticamente, tuvimos ocasiones para no pasar sobresaltos, pero, lo importante son los puntos conseguidos.
¿Sport Ancash, ya es una realidad y está metido arriba?.- Venimos jugando bien desde hace cuatro fechas atrás y logramos puntos valiosos y como digo, somos una realidad y no nos pueden llamar una sorpresa, pero, ojo, acá la humildad y la concentración, tiene que ser la base, para seguir luchando por el título
En este equipo nadie se tiene que agrandar, los muchachos lo saben y yo también, sabemos que faltan todavía dos partidos y la concentración tiene que ser al tope.
¿Son conscientes que enfrentarán a dos equipos, que no buscan ascenso y no tienen problemas con la baja?.- Es el punto clave, pensar, que estos equipos no luchan por algo, no tiene nada que decir en el torneo, es un arma de doble filo, y la verdad es que tenemos que concentrar a los jugadores, porque en todas partes, los últimos partidos son los más importantes.
¿Entonces todos deben seguir concentrados?.- Claro, que sea el último o el primero al que te vas a enfrentar, igual no podemos subestimar a nadie, no tenemos la condición, para subestimar a nadie, por eso creo, que hemos venido ganando los partidos.
Finalmente, el pedido del técnico ancashino, estuvo dirigido a los aficionados e hinchas del Sport Ancash, para acompañar al equipo este domingo, cuando enfrenten a Willy Serrato, en el estadio Rosas Pampa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada