lunes, 31 de octubre de 2016

GUERREROS VUELVEN CON LOS TRES PUNTOS

(DAROTI).- Este fue el titular de Prensa Regional, el pasado viernes 28 de octubre, cuando los jugadores emprendían viaje hacia el Cusco, para de allí dirigirse a la provincia de Espinar, lugar fijado, para el combate entre dos escuadras con deseos de victoria.
Allá fueron los auriverdes, con problemas en los bolsillos, dejando a una familia que exige y a una hinchada, esperanzada en el triunfo de sus jugadores.
Llegó el día y la hora, entonces, los problemas se quedaron lejos del campo de batalla, pisaron el gramado húmedo del "Municipal Espinar" y sintieron el llamado de la historia, la única manera de hacer saber al Perú, que estaban para grandes logros, era ganando los puntos en disputa y para conseguirlos, tenían que batallar con todas sus fuerzas, exhibiendo sus mejores argumentos futbolísticos y arrancándole la pelota a los incaicos.
Iniciado la lucha por el tesoro, los auriverdes dieron el primer golpe sobre los ocho minutos, con una veloz arremetida del "nene" Rengifo, para fusilar al portero Ulloa y alentar la ilusión del triunfo.
Las llegadas de los locales se hicieron persistentes, la portería de Stein, veía pasar cerca el peligro del empate, la fortaleza de los defensores, rechazaba las pretensiones.
A los 23 minutos, crecería la figura del arquero huaracino, Alessandro Stein, al bloquear un balón, disparado por el uruguayo Aldave, desde el punto penal y luego enviado al tiro de esquina por el zaguero Giovani Narvarte.
La presión de los cusqueños, se hizo más tenaz, los ancashinos retrocedieron para propiciar un contragolpe, sin embargo, el empuje incaico pudo más, para darle vuelta al marcador a los 35 y 42 minutos, mediante el delantero César Zambrano y ponerse dos a uno.
En el descanso, habló, Orlando Maltese, puso en orden la táctica y estrategia, volvieron a la pelea, esto no se podía quedar así, estaban convencidos, que la gloria se debía teñir de verde y dorada.
Fue el momento para, Ronaille Calheira, se jugaban once minutos, un desborde del brasileño, para enviar un centro al área y a que no adivinan, quién aparece cabeceando el balón y anotando el empate, si, el mismo, Sandro "nene" Rengifo, y a gozar con sus volteretas.
La fe se hizo realidad. el cronómetro marcaba 27 minutos y Emilio Gutiérrez, que recupera la pelota, para cederla a Calheira y emprendiendo veloz fuga, se interna en cancha rival, para volver a enviar otro centro, que se le pasa a Gonzáles y allí, dónde deben estar los goleadores, Rengifo, se eleva para conectar de cabeza y voltear el marcador.
Había que dejar el sello de los "Waras", que pasaron por Espinar, a los 42 minutos, surgió la figura de Einer "chiwi" Vásquez, para lanzar un pase al vacío y encontrar ¡si señor! al colombiano Fabián Gonzáles, y ante la salida del portero Ulloa, meter un derechazo, concretando esa victoria, tantas veces esquiva, pero, que un domingo 30 de octubre, se obtuvo en las alturas de Espinar, olvidándose de sus problemas, solamente por dignidad y amor propio de cada jugador, que continúa en este barco, de nombre, Sport Ancash.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada