jueves, 8 de diciembre de 2016

SE GANÓ CON MUCHA FUERZA Y ENTREGA

(DAROTI).- Un tremendo y meritorio triunfo consiguió el Sport Rosario sobre Binacional, que vendió cara su derrota, sin bajar los brazos hasta el pitazo final, un gran rival.
Luis Galliquio, fue el encargado de inaugurar el marcador, luego de un tiro de esquina servido por Edson Chacaliaza, para conectar de cabeza y el balón chocando en el poste izquierdo, se introdujo en el arco arequipeño, era un buen inicio, apenas se jugaban cinco minutos del compromiso.
La alegría duró muy poco, porque a los siete minutos, Javier Carnero, empataría el marcador, después de una desinteligencia del marcador Junior Vara, al no echar el balón al lateral, permitiendo que se la quitarán y generaran el empate.
El partido se equilibró, ambos equipos tuvieron sus oportunidades, pero, sin efectividad y por la acción de los defensores y porteros, que supieron bloquear los disparos.
Vara, se esforzó por resarcir su error y a los 23 minutos, se proyectó por su sector, llegando al área, sacó un pase para Joyce Conde, quien con remate fuerte ubicó el balón lejos del alcance del golero arequipeño.
Sin embargo, el juego limpio, permitió a los arequipeños, volver a empatar, sucede, que, Vara, cae lesionado, producto de un fuerte golpe y el juego sigue, producto del cuál el balón de va de la cancha al lateral.
Con todos los rosarinos mal parados, porque, fueron a ver la situación de Vara, el delantero, Conde, deja el esférico para un saque de costado de Binacional y estos ni cortos ni perezosos, se mandaron con todo al ataque y ante el despeje con cabeza de Omar Bravo al centro de su área, aparece otra vez Carnero y con tremendo remate de volea, pone la igualdad.
Final de la primera mitad y la igualdad no hacía justicia a lo que hicieron los rosarinos, para merecer un mejor marcador.
En la etapa complementaria, las acciones se turnaron para los dos equipos, con llegadas de peligro, que los arqueros supieron conjurar.
A los 29 minutos, una escapada de Bravo, por la banda derecha, le permitió mandar un centro a media altura y en su afán de rechazar, el defensor Jhon Fajardo, desvió el balón, haciendo inútil la estirada de Jean Paul Torres, era el tres a dos definitivo, que le vuelve a dar esperanzas a Sport Rosario. 
Los rosarinos, ahora deben concentrarse en el Racing de Huamachuco, al que deben vencer y por un buen margen de goles, para lograr el título, difícil empresa, pero, no es imposible, cuando se tiene amor propio, garra y convicción de saber que con mucha entrega, es posible conquistar la Copa Perú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada